Entradas

Seguro que el término “puntos de rubí” no te suena para nada. ¡Pero habrás visto muchísimos de ellos! De hecho, es muy probable que tú mismo tengas algunos en tu cuerpo.

Estas imperfecciones suelen ser inofensivas, y son más molestas estéticamente que de cualquier otra manera. Sin embargo, nunca está de más vigilarlos e, incluso, eliminarlos a tiempo. ¡La piel es muy delicada!

Por eso, en Clínica Mallen os hemos preparado un nuevo post: para que sepáis qué son los puntos de rubí, cómo detectarlos y, llegado el caso, cuál es la mejor manera de eliminarlos.

¿Quieres lucir una piel lisa y sin imperfecciones? Entonces, ¡sigue leyendo!

¿Qué son los puntos de rubí?

En el campo de la estética se denomina “puntos de rubí” a determinadas alteraciones de la piel que destacan por ser de un color rojo vivo. Son lesiones de la dermis que pueden recibir otros nombres como angiomas en cereza, angiomas capilares o angiomas senil.

Los puntos de rubí se producen por dilataciones vasculares relacionadas con fallos en el sistema vascular, y son un síntoma de envejecimiento cutáneo. No están muy claro los factores que los producen, aunque cuentan con un importante factor genético.

Suelen aparecer a partir de los 20 o 30 años en el tronco y, en menor medida, en las extremidades. Son benignos y en ningún caso peligrosos, así que no es necesario eliminarlos desde un punto de vista médico.

Sin embargo, estas dilataciones pueden alcanzar un tamaño incómodo para el paciente o estéticamente desagradable, por lo que muchas personas deciden hablar con especialistas para deshacerse de ellos.

Eliminar los puntos de rubí con láser

Como has podido deducir de lo anterior, los puntos de rubí no desaparecen por sí mismos. Así que, si decides eliminarlos, existen algunos tratamientos que pueden conseguirlo sin riesgos ni intervenciones severas.

El más utilizado es el láser de Neodimio-YAG. Es un tratamiento muy rápido para eliminar estas imperfecciones y casi indoloro. Además, no requiere intervención profunda ni postoperatorio severo.

Además, y gracias a su efectividad, puedes deshacerte de varias lesiones vasculares en una sola sesión, con resultados duraderos y definitivos. Tras someterte a este tipo de láser, tus puntos de rubí desaparecerán en 7-10 días.

¿Cómo funciona? El láser de Neodimio-YAG emite, a la vez, luz y calor, que son captados por la hemoglobina de tu piel. El calor destruye las venas afectadas sin dañar los tejidos que las rodean ni afectar al riego sanguíneo.

No obstante, debes tener en cuenta una cosa: aunque elimines estas lesiones de manera definitiva, rápida e indolora, el láser Neodimio-YAG no impedirá que puedan aparecer nuevos puntos de rubí en el futuro.

Eliminar los puntos de rubí con electrobisturí

Para casos intermedios, en los que los puntos de rubí son demasiado grandes para ser tratados de manera satisfactoria con láser, estos pueden ser eliminados a través de bisturís eléctricos.

Este aparato elimina las lesiones vasculares a través del calor. El electrobisturí calienta una fina punta metálica que, en contacto con el angioma, lo quemará hasta que este desaparezca.

En ocasiones pueden quedar cicatrices, aunque no es lo común. Si esto ocurre, la razón principal suele ser el tamaño del punto de rubí que ha sido eliminado. La cirugía es una tercera opción, pero solo cuando la lesión vascular es inusualmente grave.

Cómo prevenir los puntos de rubí

En realidad, la aparición de puntos de rubí en la piel no se puede prevenir, en la medida en que aparecen, principalmente, por la edad. No obstante, están relacionados con otros factores que sí podemos prevenir.

Por ejemplo, la exposición prolongada al sol o el exceso de toxinas en la piel. Por ello, la mejor manera de prevenirlos es beber mucho agua, llevar una dieta equilibrada y cuidar nuestra piel de manera asidua.

 

Y tú, ¿tienes algún punto de rubí del que quieras deshacerte? ¡Ponte en las manos de Clínica Mallen y vuelve a lucir una piel lisa y luminosa!